Después del certero disparo al corazón

por plasticidades

Al ver cómo me elevaba con lentitud sobre las copas de los árboles, las aves y una capa de grises nimbos, rumiaba: ¿la llegada al cielo no era automática?

©alfonsopedraza

Anuncios