Cortesanías

por plasticidades

Con el mutismo que la etiqueta exigía; la cuchara se limitó a lanzar reflejos desdeñosos al meñique que, afectado, la ignoraba.

©alfonsopedraza

Anuncios