Triste fin

por plasticidades

—¡Qué triste fin el mío! —Exclamaba apesadumbrado un lápiz. Tan pequeño él, que apenas podía sujetársele entre los dedos.

—Terminar mis últimos restos de grafito a manos de este pobre iluso que quiere escribir un cuen…

©alfonsopedraza

Anuncios