Eu sei que vou te amar

por plasticidades

Ella partió del hogar la tarde en que la jacaranda del patio trasero se negó a florecer y hasta el follaje perdió. Nunca, en treinta años había sucedido. Se llevó los gatos y mis chancletas que tanto le gustaban. Enrolló mis dibujos al carbón. Los echó a la basura. Salió de casa, no sin antes dejarme una pequeña flor al pie del enorme árbol corito. Justo donde sus raíces ciñen mis huesos.

©alfonsopedraza

Anuncios