Del amor III – Sus leyes

por plasticidades

La ley que Pitágoras no quiso aceptar: la base de todo triángulo es invariablemente la infidelidad.

©alfonsopedraza

Anuncios