Exclusividad

por plasticidades

Agobiado por la bruma y el frío, pasaba los días bajo cubierta haciendo lo que tanto le placía:

—Después de esto, verás lo que pagarán por una simple pareja de chanchos —comentaba Noé a su esposa, mientras manejaba el ábaco con maestría.

©alfonsopedraza

Anuncios