Hastío nocturno

por plasticidades

Sherezada

 

Llegada la noche mil y una, el paciente y renombrado sultán Shariar emir de los creyentes, resolvió:

—Luna plétora es su cara, de diosa inalcanzable su cuerpo, extrañas y maravillosas las historias que noche a noche me relata, si entre ellas hiciera apenas un pequeño mutis para poder hacerla mía… ¡Tendrá el mismo fin que las otras!

©alfonsopedraza

Anuncios