Dislate

por plasticidades

Dislate

 

—¡Tanta palabrería, no me vengas con excusas, será mejor escuchar el silencio!

—Anda pues, calla y oye.

—Percibo los autos en la calle.

—¡Tápate las orejas!

—Noto un zumbido en los oídos.

—No hagas caso de ello.

—¿Qué dices?

—Ya vas logrando tu propósito.

—¿Eh?

—¡Ya… calla y sigue tratando!

—¿Y para qué me sirve el silencio si no te entiendo nada? ¡Bah!

©alfonsopedraza

Anuncios