Fidelidad

por plasticidades

te-sigo-esperando

Llorando por mi partida, tristísima, exclamó:

—Te esperaré hasta el fin del mundo.

Ahora, después de tantos años, aguardo: un cataclismo, una guerra nuclear, algo para volver con ella.

©alfonsopedraza

Anuncios