plasticidades

Brevedades intensas y fugaces de Alfonso Pedraza, "El Doc". Se solicitan y agredecen tallereos.
TalCual_pA_11_print

En el suplemento Fin de Semana del 13 y 14 de Diciembre 2014.

Tu voto:

Clásico II

bebedora_absenta

Ante la mesa dispuesta para el romántico encuentro, Ella, toda elegancia y coquetería, tomaba a pequeños sorbos un mint julep. Al verla pasar las horas en espera del galán, el dueño del viejo hostal la veía con un dejo de ternura y compasión. Era su mejor cliente, por eso nunca se atrevería a recordarle a la fina anciana, que hace quince años su Ulises fue herido a media calle, y cautivo por la sirena de una ambulancia, nunca se supo más de él.

©alfonsopedraza

Fidelidad

te-sigo-esperando

Llorando por mi partida, tristísima, exclamó:

—Te esperaré hasta el fin del mundo.

Ahora, después de tantos años, aguardo: un cataclismo, una guerra nuclear, algo para volver con ella.

©alfonsopedraza

Bajo la reluciente superficie del lago

2846427291096502

El anzuelo lleva varias horas en el agua, una gorda lombriz cubre su peligroso garfio. El pescador duerme plácido bajo la sombra de un ahuehuete milenario. Hasta el sol parece detenerse en lo alto ocultándose tras unas nubes. Todos, anzuelo, gusano, pescador, ahuehuete, sol y nubes, con vida o inertes; esperan la llegada del pez que cierre el cuadro. Más, la polución ha terminado con la vida, la esperanza. Dentro del agua, no hay peces.

©alfonsopedraza

El esperador esperado

Penelope_tejiendo_by_Mnemosina

 

Para volver, Odiseo aguarda, desde hace añales, que la túnica esté completamente tejida.

 

©alfonsopedraza

Minis en el suplemento cultural del diario venezolano TAL CUAL

TalCual_pA_15_print

Un necio de Sor Juana

mujeriego_reconoce_1

—¿Yo qué?… Ellas.

alfonsopedraza©

Efímero amor

efímero amor

Bailaron téte a téte y muslo a muslo.

La música; al máximo.

Él le habló de su amor.

Ella callaba.

Él se creyó correspondido.

Ella no dijo nada.

Salieron. Fornicaron en silencio.

No se volvieron a ver.

Jamás descubrió su nombre, ni su mudez.

©alfonsopedraza